lunes, noviembre 20, 2017
Breaking News
Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | El Sol: Remedio para el cuerpo y la mente

El Sol: Remedio para el cuerpo y la mente

Por Paola Cortés ? Pao.ccerdeira@gmail.com

Todas las personas y seres vivos dependemos en menor o mayor medida de la luz, principalmente si ésta viene de la fuente luminosa por excelencia que es el sol. Posiblemente no se note lo esencial que es para vivir y para la salud, tanto física como emocional sino hasta que se ausenta en el ambiente en el que se vive. Hoy en día se habla mucho de los daños que causa la exposición prolongada al sol, pero en esta oportunidad la intención es rescatar los beneficios que aporta para la vida y para el ecosistema en general.

Es importante recordar que el sol siempre ha sido igual y no es como se dice comúnmente que se ha vuelto dañino y que cada día es más fuerte. En las últimas décadas fuimos nosotros los seres humanos los que hemos causado estragos en el medio ambiente y capa de ozono, y por tal motivo los rayos solares llegan con más intensidad a la Tierra, causando grandes problemas en diferentes esferas.

El sol, rey de los astros, ha sido venerado a lo largo del tiempo en diferentes culturas y en algunas de ellas se le ha llegado a considerar un Dios supremo. En la actualidad, son menos las personas que mantienen esa creencia intacta; sin embargo, no se puede negar que la presencia del sol cumple un rol muy importante en los ciclos de la naturaleza y además aporta múltiples beneficios para todos los seres vivos y en particular para los seres humanos.

Beneficios físicos, energéticos y emocionales

Los rayos ultravioletas interactúan con la vitamina D del organismo, favoreciendo el proceso de fijación del calcio a nivel óseo.

A pesar de no estar absolutamente confirmada la teoría de que los rayos UV estimulan la producción de serotonina (neurotransmisor asociado al mantenimiento del equilibrio en el estado de ánimo), sí se sabe que éstos inciden en el humor de las personas.

Contribuye a mejorar el aspecto de la piel (evitando los excesos).

Fortalece el sistema inmunológico.

Aumentan los niveles de energía.

Los días soleados estimulan a la práctica de deportes.

No es un mito

Existe un trastorno conocido como Trastorno Afectivo Estacional (TAE) que provoca cambios graves en el humor durante el invierno, cuando hay menos luz solar. Los países nórdicos tienen una alta tasa de depresión debido a sus largos inviernos y es en esta época de casi total oscuridad donde se ven más casos de suicidios.

El TAE se caracteriza por estados de tristeza, ansiedad, pesimismo, desasosiego e irritabilidad entre otros. Es un tipo de depresión que suele mejorar en primavera y verano y se trata con terapia de luz (Fototerapia) que puede además requerir algún otro tratamiento complementario.

Fuente de vida espiritual

En la antigüedad, egipcios, griegos e incas junto con otras civilizaciones, adoraban al sol como divinidad. Los hinduistas también lo hacían, y al día de hoy, todavía hay quienes siguen rindiendo culto al dios del sol Surya, dador de energía y sanación.

Cada mañana se le dedica una oración antes de comenzar las actividades del día, procurando la fuerza y salud para llevarlas a cabo. En su nombre también se practica el “saludo al sol” o “Surya namaskar”, que consiste en una secuencia de posturas de yoga que se cree ha sido creada antiguamente como forma de honrar a este dios. Asimismo, en yoga se dice que cada individuo se compone de un aspecto lunar (representando la energía femenina) y uno solar (energía masculina). La energía solar, que corresponde al hemisferio derecho del cuerpo, es la que aporta fuerza, vigor, calor y voluntad para llevar a cabo tareas que demandan buen rendimiento físico.

Para muchas culturas el sol es símbolo de sabiduría, conciencia y pureza y en India particularmente, es considerado como la unión de todas las almas. Existen textos que dicen que el cuerpo humano es un microcosmos que contiene todos los elementos del universo, por lo tanto cada persona lleva un “sol” en su interior, localizado en el centro del pecho, cerca del corazón. Ese sol central es lo que ilumina y empuja a cada persona a realizarse como ser espiritual. Es la fuerza existencial que hace que esa persona sea especial entre todos los seres, irradiando el poder sanador de su luz, como un faro en la oscuridad de aquel que lo necesita.

Esta estrella representa a la vida misma, con sus ciclos de nacimientos y muertes en cada amanecer y en el ocaso. Nos recuerda que un nuevo día ha llegado, junto con nuevas oportunidades de ver todo alrededor y en nuestro interior con una mirada iluminada. El sol sale cada día y para todos, disipando el frío en el alma, entibiando corazones e iluminando las sombras internas de las que muchas veces huimos.

En alguna de sus enseñanzas Buda explicó que nada puede extinguir la luz en las personas. Si la fuerza y el amor están presentes en todos los seres, la luz del mundo nunca se apagará.

Este sol será una nueva “excusa” para crecer y expandirnos espiritualmente, al tiempo que disfrutamos (tomando los recaudos necesarios) de sus beneficios para el cuerpo, mientras lucimos un bonito bronceado.

Disfrute de la Revista digital

Check Also

Siete consejos para poros impecables

Mantenerlos en óptimas condiciones requiere mucha consistencia, pero los resultados valen la pena. He aquí …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial