viernes, septiembre 22, 2017
Breaking News
Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Deporte y articulaciones

Deporte y articulaciones

El dolor articular es frecuente entre los deportistas. Comprender cómo y por qué se produce es básico para la planificación de una buena rutina de entrenamiento y alimentación que nos ayuden a evitar estas molestias

Existen tres tipos de articulaciones clasificadas en función de su gama de movimientos.

Las articulaciones inmóviles o fibrosas no se mueven como por ejemplo la bóveda craneal formada por placas inmóviles de huesos que protegen el cerebro, o las fibrosas que mantienen los dientes fijos en la mandíbula.

Las articulaciones semimóviles o cartilaginosas presentan muy poco movimiento y están unidas por un cartílago, como en la columna vertebral.

Y finalmente las articulaciones móviles o sinoviales, que son las principales articulaciones del cuerpo que nos otorgan movimiento, ubicadas en la cadera, los hombros, los codos, las rodillas, muñecas y tobillos, siendo estas las principales afectadas entre los deportistas.

El dolor articular se produce cuando en las articulaciones hay muy poca lubricación de las rótulas con el consiguiente deterioro de los cartílagos. La sinovia (líquido protector de las articulaciones) y los cartílagos cumplen la función de colchón amortiguador y protector, al perder su eficacia, los huesos entran en contacto entre sí, provocando un rozamiento causante del dolor que puede llegar a ser realmente molesto. La falta de lubricación de las articulaciones y cartílagos es causada por una falta o ausencia de colágeno en el cuerpo.

El deportista debe incluir en su rutina diaria de entrenamiento dos tipos de ejercicios: el estiramiento y el fortalecimiento.

Los ejercicios de estiramiento ayudan a conservar la flexibilidad y a evitar la rigidez y las deformidades. Siempre debemos comenzar una jornada de entrenamiento con un calentamiento previo complementado con ejercicios de estiramiento de músculos y articulaciones.

Los ejercicios de fortalecimiento fortalecen los músculos, ligamentos y tendones que sostienen las articulaciones por lo cual a mayor tono muscular menor será el esfuerzo articular requerido en nuestros movimientos y desplazamientos.

Por otra parte es muy importante añadir a nuestra dieta diaria ciertos elementos que nos ayudarán a prevenir lesiones y mantenernos en forma.

Una correcta hidratación es una medida básica para mantener en buenas condiciones nuestras articulaciones. Asegurando un aporte suficiente de líquidos facilitaremos a nuestro cuerpo de una buena movilidad y tendremos una mejor predisposición al ejercicio.

Un control regular del peso es otra norma que deberá implementar el deportista en su rutina diaria de entreno. Un sobrepeso supondrá una carga extra sobre las articulaciones y un bajo peso puede ocasionar pérdida y lesión muscular.

El colágeno en la dieta del deportista

Finalmente, la ingestión de colágeno como suplemento alimenticio es un elemento clave en la dieta diaria para la protección y fortalecimiento de las articulaciones.

La mayoría de las personas conocemos el colágeno por las cremas y tratamientos de belleza, pero tal vez no somos conscientes de que es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y la que aporta estructura y elasticidad a sus tejidos. Así, el colágeno es el componente básico de la piel, los huesos, ligamentos, tendones y cartílagos (incluidos los que protegen las articulaciones).

Con el paso de los años, el colágeno se degrada y aparecen el dolor articular, la pérdida de densidad ósea o las arrugas de la piel.

La dieta actual suele ser pobre en colágeno. Muchos de los alimentos que contienen colágeno, presentan contenidos elevados en grasa (embutidos) o en azúcares (postres con gelatina). Además, el colágeno de los alimentos que no han sido sometidos a una intensa cocción, es asimilado por nuestro organismo solo en un pequeño porcentaje.

Ahora ya disponemos, en farmacias y dietéticas, de complementos alimenticios que nos proporcionan colágeno en la forma más adecuada para nuestro organismo. Un buen Colágeno debe haber sido desgrasado y predigerido (hidrolizado) mediante un proceso natural (no químico) para que sea muy asimilable y no presente ninguno de los problemas que hemos visto en los alimentos que contienen este elemento.

Tomado diariamente la dosis recomendada (10 grs.), el colágeno nutre y regenera los tejidos colagénicos de nuestro cuerpo, reduce el dolor articular y ayuda a la prevención y tratamiento de la artrosis y de la osteoporosis, al mismo tiempo que reduce las arrugas dérmicas.

Por tratarse de un alimento que no presenta efectos secundarios adversos, un Colágeno natural puede tomarse indefinidamente.

Sus beneficios de salud, en especial la reducción del dolor articular, pueden apreciarse transcurridos de 1 a 3 meses de tomarlo diariamente a la dosis recomendada. Estos beneficios han sido comprobados mediante rigurosos estudios científicos y clínicos.

Disfrute de la Revista digital

Check Also

Siete consejos para poros impecables

Mantenerlos en óptimas condiciones requiere mucha consistencia, pero los resultados valen la pena. He aquí …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial