viernes, septiembre 22, 2017
Breaking News
Home | Destacados | Casos y Rostros | La Bella, la Bestia y las minorías

La Bella, la Bestia y las minorías

La nueva versión protagonizada por Emma Watson, Luke Evans y San Stevens asoma el tema de la homosexualidad en uno de sus personajes

Daniel Palacios Ybarra – @dapy_

En lenguaje cinematográfico, la controversia es como una villana o la mala de la película; capaz de desviar la atención del foco de principal de un proyecto hasta el punto de desvirtuarlo. En este sentido Disney -por tratarse de una de las marcas más poderosas del mundo- evita involucrarse en cualquier escándalo que ponga en entredicho su credibilidad.

Pero la aprobación colectiva que suelen generar sus obras llegó al límite este 2017 cuando la empresa comunicó de manera oficial que uno de los personajes masculinos de la nueva versión de La Bella y la Bestia tiene una orientación sexual distinta a la que se conoció en la cinta animada de los años 90. Le Fou, el secuaz del villano Gastón, se siente atraído por los hombres. ¡Vaya sorpresa!

Las reacciones no se hicieron esperar. En poco tiempo se activaron las alarmas sobre un tema que ha sido debatido hasta en los auditorios académicos más prestigiosos del mundo, sobre si Disney debe o no predicar con el ejemplo y reflejar una sociedad plural donde todas las tendencias sociales, culturales y hasta sexuales puedan tener, de pronto, el rostro de una Mary Poppins, de un Capitán Jack Sparrow (de Piratas del Caribe) o de un Peter Pan.

A lo largo del tiempo, sin embargo, la empresa del ratón Mickey ha tenido acciones de inclusión hacia negros, indígenas, asiáticos, latinos, personas con discapacidad, pobres y otras minorías. La Princesa y el sapo, Moana, Pocahontas, Mulán, Coco, El Jorobado de Notre Dame y otros, por citar algunos casos. ¿Homosexuales? Sólo Le Fou, de La Bella y la Bestia, que a diferencia de todos los anteriores no tiene un rol protagónico.

Las comunidades LGTB del mundo se mostraron satisfechas ante este riesgo asumido que saca a Disney de su zona de confort, en medio de una ola de críticas que llevaron a las autoridades del Gobierno de Malasia a postergar el estreno del film hasta tanto no se eliminen las escenas que sinceran la identidad sexual del personaje, cuya desmedida admiración hacia Gastón devela otro tipo de sentimientos, mucho más adultos.

Al igual que Malasia, en Rusia también se consideró censurar la obra. Pero en el camino se decidió establecer controles más conservadores, exigiendo el acompañamiento de un mayor de edad por cada menor de 16 años como espectador de la película.

Reacciones

Para Josh Gad, el actor que interpreta al polémico personaje, “el director Bill Condon hizo un trabajo increíble al darnos la oportunidad de crear una versión de LeFou que no es como la original, pero que lo hace más humano y en cierta medida un personaje maravillosamente complejo”, afirmó durante el estreno de La Bella y la Bestia en la ciudad de Los Ángeles.

En Venezuela las lecturas son diversas. Giovanna De Michelle, internacionalista de la Universidad Central de Venezuela, profundiza sobre la responsabilidad tan grande que tiene Disney, como marca icónica y universal, en relación a la incorporación de ciertos mensajes que pueden influenciar la conducta de la audiencia infantil a la que se dirige. Los mensajes que comunica Disney son una caja de resonancia en el mundo, apunta.

“Quisiera pensar que lo que se está dando es un mensaje de inclusión y tolerancia. Disney, como corporación, está muy consciente de que estamos en un siglo en el cual la palabra mágica es inclusión y nos encontramos con la diversidad de género como un elemento de mucha resonancia en los últimos tiempos. Lo que no quiero imaginar es que se les dé a los niños la visión de que es normal una relación de este tipo. No quisiera pensar que se les diga a los pequeños que la homosexualidad es algo normal. Por eso lo apropiado sería que una decisión de este tipo se tome en una etapa adulta, a conciencia y no desde tan temprana edad”, introduce la internacionalista.

La historia original de La Bella y la Bestia, retoma De Michelle, no plantea este tipo de escenas. “El factor sorpresa ha obrado quizás de manera negativa en los padres menos preparados para entablar esas conversaciones con sus hijos. Los seres humanos fuimos creados diferentes para complementarnos y si partimos del origen de la vida debemos reconocer que se requieren de hombre y mujer para algo tan maravilloso como la creación del ser humano. Si bien la homosexualidad tiene criterios científicos, hay otros aspectos que están más movidos por la irreverencia, que algunos pueden tener más desarrollada que otros”.

Derechos

Simón Hurtado, sociólogo especialista en Derechos Humanos, egresado de la misma universidad, coincide con la internacionalista en la importancia de que Disney sea inclusivo, pero para evitar que la homosexualidad sea vista como una anormalidad.

“La incorporación de un personaje homosexual es una señal muy positiva que refuerza el llamado de algunas ONG?s de dar un mensaje un poco más abierto y menos lleno de prejuicios a los niños en relación a su sexualidad. Sin duda estamos ante un planteamiento positivo para bajar los niveles de intolerancia y ayudar a evitar que sigan ocurriendo situaciones de violencia por causa de la homofobia. Pero se necesita mucho más que una película de Disney para generar cambios trascendentes. Es necesario el apoyo de los gobiernos del mundo para reforzar esos contenidos que ahora se introducen en esta producción”, señala Hurtado.

Ante la posibilidad de que obras como La Bella y la Bestia anticipe alguna curiosidad infantil en relación al tema de la sexualidad, el especialista aclara que “la legislación venezolana contempla que todo niño tiene derecho a una educación sexual. Y es ahí donde nos encontramos organizaciones como la Asociación Civil de Planificación Familiar que impulsa esta iniciativa para que los chamos tengan acceso a información fundamental para su libre desarrollo. Estudios científicos han demostrado que la orientación sexual no es una decisión consciente. Las personas no deciden lo que son. Lo que deciden es qué hacer cuando descubren lo que son, y así evitan procesos de autonegación que puede llegar a generar más violencia o incluso el suicidio”, advierte el sociólogo.

Bien sea a favor o en contra, la verdad es que esta nueva versión de La Bella y la Bestia intenta contar algo más que un cuento de hadas y se aproxima hacia una sociedad más real, que puede llegar a entenderse y dirimir sus diferencias sobre la base de sus valores.

Aún queda mucho que aprender. El debate sigue abierto.

Disfruta de la revista Digital

Check Also

El arte de reinventarse

Ya sea por gusto o por necesidad, es bueno saber cómo enfrentar ese momento en …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial