miércoles, octubre 18, 2017
Breaking News
Home | Destacados | Casos y Rostros | El arte de reinventarse

El arte de reinventarse

Ya sea por gusto o por necesidad, es bueno saber cómo enfrentar ese momento en que debemos —inesperada o intencionalmente- subir otra vez la escalera hacia eso que llamamos estabilidad o éxito, desde el primer escalón

Por Verónica Albero

Al menos una vez en la vida, muchas personas debemos enfrentar situaciones en que nos vemos forzados a reinventarnos y comenzar de nuevo desde cero, ya sea por un fracaso económico, por decidir mudarnos de país, por una desilusión sentimental o simplemente por sentirnos hastiados con el trabajo que veníamos desempeñando.

Ante un panorama desalentador nos vemos deprimidos, sin sustento y tal vez sin esperanzas. Se hace inevitable hacer una retrospección, que nos indica que no estamos en las condiciones que hubiésemos querido, las cosas no salieron como esperábamos y tocamos fondo por una mala decisión u otros factores que nos llevaron al abismo, cuando parecía que nos llevaría al paraíso.

En esta posición, es bueno contar con una especie de “receta” que nos indique lo que debemos tomar en cuenta al tener que girar el timón de nuestras vidas hacia otra dirección. Una especie de mapa que nos trace la ruta, y aún más importante, una guía que nos permita forjar la actitud necesaria para enfrentar un reto tan difícil como lo es reiniciarnos. Las siguientes recomendaciones nos podrían ayudar en esta circunstancia:

Aprovechar la oportunidad. Laura Sánchez, colaboradora de diariofemenino.com nos detalla lo importante que es dejar a un lado la depresión, levantarnos y plantearnos forjar un nuevo y mejor porvenir. “¿No tienes ni idea de cómo vas a salir de ésta? Tranquila, porque saldrás. El instinto de supervivencia es más fuerte que cualquier crisis. Es el momento de buscar soluciones a tu situación y nuevos caminos. Aprovecha tu situación para labrarte un nuevo futuro. En el ámbito profesional sería un buen momento para formarte en lo que realmente te apasiona y tal vez puedas crear tu propio negocio”.

Elia Tabuenca, bloguera educativa de uncomo.com, expresa que es fundamental que “en lugar de tomar el momento como algo negativo, puedes darle la vuelta a la idea y volverla positiva: ahora tienes la total libertad de comenzar a vivir como te apetezca hacerlo”.

Jim Mathers, CEO de North American Energy Advisory, dio como ejemplo su propia experiencia profesional: “Esto me sucedió hace 20 años. Me despidieron de una empresa a la que ayudé con un crecimiento del 300%. Cuando esta gran pérdida me sucedió, decidí que era momento de ser dueño de mi propio destino y tener mi negocio. Nunca perdí la fe en mis habilidades. Me concentré en mi capacidad para hacer las cosas bien. Me mantuve positivo y usé esa experiencia devastadora para forzarme a pensar en grande como nunca antes lo hice”.

Estas ideas se pueden aplicar en todos los ámbitos de la vida.

Cambiar tus creencias. En la página dedicada a la motivación personal, innatia.com, señalan que para iniciar este proceso de reinvención es elemental dejar a un lado “los pensamientos limitantes como: ‘soy una perdedora?, ‘ya no tengo edad?. Precisamente ahora que no tienes nada, no hay nada que perder, además tienes detrás una experiencia. Posees lo ingredientes necesarios para triunfar”.

Sobre esto ,Tabuenca subraya la importancia de dejar de pensar en fracasos o decepciones, pues teniendo este tipo de razonamientos será muy difícil tirar hacia adelante. “Sabemos que ésta tarea no es fácil, por eso, queremos remarcar que para poder volver a tomar las riendas de tu vida tendrás que tener paciencia y sobre todo una actitud resolutiva”, sostiene.

Identificar bien eso que deseas hacer. Aida Brida, coach motivacional, recomienda, en su portal web coachprofesional.com, experimentar y probar otras cosas para dar con la que realmente te gusta y quieres desempeñar de ahora en adelante. “Un ejercicio muy útil y a veces muy difícil es pensar si existieran cinco universos paralelos en los que no pudieras dedicarte a lo que haces ahora, ¿qué harías?”.

En lo sentimental, será tu decisión tomarte un receso para reencontrarte contigo misma dándote un tiempo a solas o seguir en pos de una nueva relación, si estas realmente preparada. En el segundo caso, sería preciso recordar que eso de que “un clavo saca a otro clavo” no es verídico en todos los casos.

Prepárate para asumir sacrificios. Brida también señala que, una vez identificado lo que realmente queremos emprender, estaremos dispuestos a hacer lo que haga falta y seremos conscientes de que el sacrificio es sólo una parte del camino. Por ejemplo, si una limitación para conseguir el objetivo son las posibilidades económicas, se puede estudiar la opción de pedir un crédito, ayuda a conocidos o “apretarse el cinturón para ahorrar o buscarse un segundo trabajo”. Todo con tal de reunir los recursos necesarios para realizar, por tu propia cuenta, eso que tanto deseas.

En cuanto a la búsqueda de otra pareja, los sacrificios serían más bien concesiones que nos permitan ser menos exigentes o, mejor dicho, más realistas. Está bien crear un boceto de ese “príncipe azul” que queremos en nuestra vida, pero hay que recordar que nadie es, ni será perfecto.

Motívate aprendiendo y apoyándote en otros. Según Tai López, inversionista y asesora de negocios, es bueno entender cómo otros se han recuperado de las grandes caídas.

“Puedes estar en la cima o en el suelo. No te aísles cuando estés en declive. Los humanos somos animales sociales. No importa que tan malo sea. Por ejemplo, piensa en un funeral: si estas acompañado de 150 personas te sentirás mejor. Tu círculo de amigos te brindará seguridad. Muchos estudios demuestran que pasar tiempo con los amigos es la mejor manera de recuperarse de la depresión, la ansiedad y los momentos malos”, sostiene López.

Sobrepasa los altibajos del proceso con una actitud positiva. En el portal mejorconsalud.com resaltan que es determinante “entender que la vida no es una línea recta sin imprevistos. En ocasiones, los cambios son necesarios para ser felices, para estar en equilibrio con nosotros mismos.

Cada uno es agente activo de su destino y cada decisión cuenta. Por ello hay que afrontarlas con amor propio, determinación e ilusiones”.

Empezar de cero

Alberto Espínola, autor y escritor español, creador del blog de reflexiones albertoespinola.com, comparte en su sitio web un cuento que nos enseña cómo “empezar de cero nos puede salvar la vida”.

Había un joven en medio de un bosque caminando y buscando la salida de esa frondosa espesura y montaña. En el camino se encontró un río, el cual tenía que cruzar para poder seguir su ruta.

Buscó y pensó formas para cruzarlo, pero la única que resultaba viable era construir una balsa para afrontar esos caudales y cruzar el río en vida, sin ahogarse.

El joven trabajó día y noche durante algún tiempo. Tras un laborioso y costoso trabajo, por fin consiguió su propósito: fabricar la barquita que le daría la posibilidad de cruzar al otro lado y así poder salir al bosque.

El joven cruzó y al llegar al otro lado, se dijo a sí mismo:

– ¡No debo abandonar mi balsa, mi trabajo, que me ha costado tanto hacerlo, porque además seguro luego aparecerá otro río y la necesitaré!

Convencido de que hacía bien, cargó con esa balsa pesada en sus espaldas por el bosque asegurándose y aferrándose a la decisión de que debía seguir así hasta el final.

Resulta que la balsa cada vez se hacía más pesada y que el bosque cada vez se volvía más frondoso, y caminar así era muy complicado.

Y él murió en el camino.

El joven se debilitó tanto con su convencimiento y torpeza, de que no debía dejar esa balsa, que al final una noche murió bajo la lluvia destrozado por el cansancio que ese bote de madera le había provocado en su largo y duro camino.

Su rigidez mental por no deshacerse de su barquita y de su trabajo, y por el miedo de que un río apareciera nuevamente, lo dejo sin vida y sin aliento apegado a su convencimiento y aferramiento.

Él mismo se perjudicó con su apego y su forma de ver las cosas. Sin darse cuenta de que, si hubiera seguido el camino solo, sin ese peso, hubiese sido más flexible, menos pesado y más rápido y si un nuevo río hubiese aparecido en el camino su experiencia lo hubiera llevado a construir una nueva y mejor balsa en muy poco tiempo.

Hubiese salvado su vida soltando y desprendiéndose. Hubiera salvado su vida empezando de cero.

Disfruta de la revista digital

Check Also

Carl Weathers “Estaré brillante, voy a ser el mejor fiscal de distrito que hayan visto”

Por Hugo Pagán – Agradecimiento NBCUniversal International Networks Todo buen guionista sabe que la fuerza …

http://www.themesfreedownloader.com latest government jobs stock market tutorial